Esta vivienda forma parte de un desarrollo de 10 pisos diseñado por el Estudio ÁBATON y aprovecha un tercio de la planta baja curva de la edificación circular. El apartamento se personalizó de acuerdo con las necesidades del cliente y como parte de los servicios de la promotora inmobiliaria. Con el espíritu de vincular espacios, el exterior se vuelca en salón y cocina mediante grandes ventanales y la cocina se proyecta como centro de reunión relacionándose con el resto de estancias. La fachada sur es un muro de hormigón visto curvo a través del que se adivina el jardín privado y la piscina. Se utilizaron únicamente tres materiales como elementos constructivos: piedra caliza apomazada para suelos y zonas húmedas,  hormigón estructural en el perímetro exterior y la textura blanca y mate de la pintura, tanto en muros como en frentes de armarios o puertas correderas. El proyecto de interiorismo y gran parte del mobiliario son obra de BATAVIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =