Boathouse, una casita tradicional de pescadores noruegos reconvertida en residencia de verano.

Vía @Plataformaarquitectura

En Noruega son muchos los que se dedican a la pesca desde generaciones; por ello, son habituales en las regiones costeras de los fiordos, pequeñas construcciones pesqueras donde se guardan las embarcaciones y demás enseres.

La estructura original de esta casita situada en los límites de la costa de Moere, había sufrido mucho por la humedad y el paso del tiempo, por lo que tuvo que ser derribada. Aunque se respetó el emplazamiento original, la base de la nueva estructura se apoya directamente sobre el suelo montañoso para darle mas estabilidad. Se reutilizaron muchos materiales de la antigua construcción para revestir las superficies interiores.

Su revestimiento exterior está hecho de pino noruego, impregnado de con un producto biológico derivado del azúcar que hace que no requiera mantenimiento. Con el tiempo, esta capa le dará un aspecto grisáceo muy bonito.

La fachada sur está compuesta por unas contraventanas que se levantan gracias a una estructura de acero, que permite crear una zona al aire libre protegida por un falso techo. Éstas están revestidas por unas lonas dotadas de un sistema de retroiluminación para dar una luz ambiental más acogedora.

Proyecto: Boathouse
Estudio: TYIN Tegnestue
Arquitectos: Marianne Løbersli Sørstrøm y Yashar Hanstad
Localización: Aure Kommune, More org Romsdal, Noruega
Año de finalización del proyecto: 2011
Fotografías: Pasi Aalto 
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =