El arquitecto italiano Renzo Piano y el paisajista francés Michael Corajoud han colaborado en completar la rehabilitación de estas instalaciones en Ronchamp, Francia -un proyecto situado adyacente a la Capilla de Notre Dame du Haut, de Le Corbusier, construido inicialmente en 1955 para albergar un convento de una pequeña comunidad de Hermanas Clarisas-.  La intervención ha sido discretamente integrada con el fin de mantener la serenidad y la santidad del terreno, tal como se concibió originalmente. El edificio de entrada sirve como estructura sustitutiva de una recepción de visitantes y alberga una taquilla, tienda de recuerdos, sala de reunión y espacios destinados a la administración. La fachada continua de vidrio se abre a la entrada y al parking.

El convento está compuesto de unidades individuales destinadas a las actividades diarias para cada una de las 12 Hermanas Clarisas que lo habitan. Los cubos individuales y separados de hormigón se han posicionado en grupo en la parte oeste del complejo proporcionando  vistas al valle. Un jardín de invierno particular dedicado a la contemplación media entre las celdas y la naturaleza exterior.

El monasterio incluye oratorio para peregrinos y un agradable pabellón de descanso para los visitantes. Tanto en el interior y exterior del edificio se ha utilizado una simple paleta de hormigón, zinc y madera. Gran parte del mobiliario ha sido suministrado por Vitra. El mobiliario de las celdas es diseño de Jan Prouvé (para Vitra) y se puede adquirir en BATAVIA.

Fotografías: Michel Denancé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =