El estudio de arquitectos Suppose Design (Japón) propone una vivienda pensada para disfrute de los niños: un camino estrecho entre dos casas, el borde de un jardín, la parte trasera de una  cabaña, bajo el suelo o un terreno vacío, son los lugares de juegos favoritos de los niños, así que se diseñó una casa con jardín que se convirtiera en un recreo de forma natural.

En vez de una colección de cuartos, esta vivienda se compone de diferentes estructuras cuyo diseño es totalmente independiente; entre ellas corre un tejido de caminos cubiertos de vidrio que aportan al espacio interior más sensación exterior. El objetivo fue que la entrada pareciera una avenida, los niños pudieran correr a sus anchas, disfrutar de la brisa durante el almuerzo o dormir bajo las estrellas. El estudio de arquitectos está centrado en explotar al máximo las posibilidades del espacio exterior, incorporándolas al interior, potenciando el uso del jardín e igualando la importancia de las tareas internas y externas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + dieciseis =