Este prototipo de vivienda está localizado en Japón. El estudio de arquitectos Sou Fujimoto  quería crear el proyecto de madera definitivo mediante un bungalow que, considerado como una casa pequeña, supusiera una arquitectura novedosa y primitiva simultáneamente. Se utilizaron bloques de madera de cedro de 35cm apilados hasta que surgió un espacio prototípico. Debido a la versatilidad de la madera, ésta se emplea en arquitecturas convencionales mediante diferenciación intencionada; sus usos van desde estructuras como columnas y vigas, a fachadas exteriores, pavimentos, paredes interiores, cubiertas, aislamiento, amueblamiento, escaleras y ventanas. “Si la madera tiene varias caras podría ser capaz de  crear por sí misma, y de forma inversa a lo que se espera de ella,  una arquitectura que cubriera todas las funciones en un sólo proceso. Es decir, hablamos de invertir la versatilidad. Las dimensiones de los bloques de 35cm transmiten simultáneamente su materialidad -de madera- y la proporción correspondiente al cuerpo humano. Por lo tanto, el espacio tridimensional se crea a partir de incrementos de 35cm” explica Sou Fujimoto.

 No existen espacios determinados como suelos, techos o paredes. Un espacio pensado como suelo se transforma en asiento, techo o pared dependiendo de la perspectiva. Los suelos a diferentes alturas son relativos y las personas pueden re-interpretar el espacio de acuerdo con su situación física. “Creo que este bungalow deja de pertenecer a la categoría de arquitectura de madera; en este prototipo de bungalow es la madera la que trasciende los convencionalismos arquitectónicos y directamente se transforma en un lugar para los seres humanos. En resúmen, no es una arquitectura nueva, es una idea nueva, una existencia nueva”.

 

Fotografías por Iwan Baan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − siete =