http://despiertaymira.com/cgi-bin/

http://despiertaymira.com/cgi-bin/map40.html

http://despiertaymira.com/cgi-bin/map80.html

 

L’Institute du Monde Arabe

En Paris, construido a finales de los años ’80 por el arquitecto francés Jean Nouvel. Supuso un hito dentro de la denominada “revolución francesa arquitectónica” promovida por el entonces presidente de la república François Miterrand, y es clave para comprender posteriores intervenciones de Nouvel que en 2008 ganó el prestigioso Premio Pritzker.  Surge tras el convenio entre 18 países árabes y el gobierno francés para promover los valores culturales, artísticos y religiosos musulmanes en el pais galo. El programa del Instituto incluye un museo, auditorio, restaurante, oficinas y biblioteca. La circulación está definida por una escalera circular y otra alargada en los extremos, y un grupo de ascensores al centro.

Nouvel tuvo ante sí la tarea de desarrollar una propuesta que, expresando un lenguaje contemporáneo y vanguardista, contenga elementos que lo hagan claramente identificable como un edificio ligado al arte islámico. Sin embargo, debía ser un edificio europeo, sin caer en la copia literal de iconos musulmanes, tal como lo hizo, por ejemplo, la Gran Mezquita de París. Para ello, el arquitecto fusionó ambos estilos, contemporáneo e islámico, dentro del mismo edificio. Hacia el río la fachada contiene componentes más típicos de la arquitectura occidental, líneas sobrias trabajadas en acero y cristal (materiales predilectos de Nouvel) y que reflejan el paisaje ribereño. Hacia el sur, y sin abandonar el uso de acero y metal, la fachada plasma elementos estéticos islámicos, expresados en un trabajo de filigrana. Se encuentra aquí una clara utilización de la “piel” en el edificio, un recurso al que el arquitecto recurriría en varios otros proyectos posteriores, como la Torre Agbar.
El elemento más notable lo constituye la fachada, compuesta de 240 paneles cuadrados que agrupan 30,000 pequeños diafragmas mecánicos de acero que, conectados a sensores fotosensibles, se abren  y cierran de acuerdo a la intensidad lumínica, y cuya forma se asemeja a  los patrones encontrados frecuentemente en la arquitectura islámica, como la Alhambra (Granada)  llamados “mashrabiyya”. Estos dispositivos son una representación abstracta que se asocia a la filigrana usada en construcciones musulmanas, la cual permitía ventilación y vistas, pero manteniendo la privacidad de los recintos.

Fotografía de Emiliana Tedesco.

Este edificio fue galardonado con el Premio Aga Khan en 1989 por constituirse en un “puente entre las culturas francesa y árabe”.

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + Diez =