Day&Night_LauridsGallee_dym01

El trastorno afectivo estacional (TAE) es un tipo de depresión cíclica que aparece siempre en la misma época del año. Conforme se acerca el invierno y las horas de luz solar disminuyen, las personas con TAE empiezan a experimentar una transformación en su estado normal. Tristeza, irritabilidad, falta de energía, una incapacidad repentina para disfrutar o la aparición de trastornos del sueño o la alimentación son algunos de sus síntomas.

Consciente de que se trata de una enfermedad estacional que afecta a millones de personas en todo el mundo y que suele responder a la fototerapia, la joven diseñadora holandesa Éléonore Delisse creó la lámpara «Day & Night» como proyecto de graduación en la Academia de Diseño de Eindhoven.

Day&Night_LauridsGallee_dym3a

El mecanismo es bastante sencillo. Un cristal circular dicroico va girando junto a una pequeña luz oculta para proyectar colores en el entorno que evolucionan según las horas del día. De esta forma se va reequilibrando poco a poco el ritmo circadiano. Así, por ejemplo, se ilumina en azul por la mañana para estimular nuestra puesta en marcha e irradia un tono naranja cálido y suave a la hora de irnos a dormir. Está comprobado que nuestro cuerpo produce más melatonina -una hormona asociada con el sueño- cuando hay oscuridad, lo que explicaría la apatía y somnolencia propias del acortamiento del día en invierno.

Day&Night_LauridsGallee_dym07

La esencia de esta lámpara es el propio material. El vidrio dicroico produce la gama de tonalidades necesaria en cada momento según el ángulo en el que incida la luz LED y la longitud de onda de la misma, factores que aprovecha Delisse en su creación. Suspendido sobre un marco de madera con ayuda de dos soportes de latón y accionado por un motor, el disco gira conforme avanza el día alterando el color de la luz que refleja. El conjunto encaja en un pequeño bloque de mármol que decora y actúa como lastre. «Day & Night» está disponible en dos tamaños y dos orientaciones distintas.

Day&Night_LauridsGallee_dy06

Hasta este momento, todos los tratamientos para el TAE se basaban en la regulación de la intensidad de la luz. Sin embargo, la diseñadora holandesa enfocó el problema con otra perspectiva, teniendo en cuenta la influencia de la percepción subjetiva de los colores en nuestro cerebro.

Este trabajo tan singular ganó en 2015 el primer premio de diseño en la categoría de mejora de la calidad de vida, un galardón que otorga la prestigiosa revista Wallpaper.

Day&Night_LauridsGallee05

Day&Night_LauridsGallee_dym03

Day&Night_LauridsGallee_dym08

Fotografía vía Laurids Gallée

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =