En octubre de 2015 se inauguró un curioso puente en Holanda que da soluciones tanto a los ciudadanos de Monster, una pequeña localidad costera al suroeste de La Haya, como a la naturaleza de los alrededores.

Monster- Vleermuisbrug in monster. foto raymond rutting

El Vlotwateringbrug, más conocido como «puente de los murciélagos», forma parte de la llamada Poelzone, un área alargada en el Westland holandés que conecta el centro de esta población con sus vecinas Naaldwijk y ´s-Gravenzande. A lo largo de este atractivo corredor acuático se están creando en la actualidad riberas naturales y zonas de desove para los peces, que complementan los espacios recreativos para el público.

Vlotwatering DyM (6)

Diseñado por el estudio NEXT Architects, con base en Ámsterdam, además de posibilitar la conexión entre las dos orillas del río, cuenta con tres componentes específicos para dar cobijo a la población local de murciélagos. Por ejemplo, el pilar norte les ofrece un lugar de abrigo en invierno.

Monster- Vleermuisbrug in monster. foto raymond rutting

Además, la cubierta y la balaustrada de ladrillo y madera les servirán como hábitat durante el verano. El particular diseño del puente pretende albergar grandes colonias de distintas especies, ya que cruza una ruta de vuelo tradicional para los murciélagos. Por un lado, la estructura de hormigón les proporciona una temperatura estable, mientras que la parte inferior del arco está llena de ranuras de entrada para estos animales. Estas aberturas tienen un acabado rugoso que facilita su agarre. De esta forma se les simplifica el acceso a estos dormideros artificiales.

Monster- Vleermuisbrug in monster. foto raymond rutting

En su punto más alto, el Vlotwateringbrug realiza un giro y permite una vista panorámica sin obstáculos de la Poelzone. Ese contorno de 25 metros en forma de S se sustenta mediante un arco de presión que se inclina bajo el puente.

Monster- vleermuisbrug. foto raymond rutting

Esta simbiosis entre algo práctico y, a la vez, beneficioso para la naturaleza es, sin duda, inspiradora. Una muestra más de cómo mejorar con ingenio la calidad de vida de todas las partes en un territorio tan hermoso y tan concienciado ecológicamente como los Países Bajos.

Fotografías Raymond Rutting y NEXT Architects

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

1306_109_650_Boekwerk DO_02.indd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 16 =