El clima templado, la calidad de las playas y la proximidad a la naturaleza hacen de la costa del Alentejo un paraíso cercano. La belleza y la tranquilidad de esta región portuguesa también sedujeron a Evelyne y Claude Tissier, que decidieron construir allí su refugio de verano. Así nació la casa Alentejo Beach, situada junto al pueblo de Melides y a tan solo una hora de Lisboa.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (2)

Obra del estudio luso Aires Mateus, se trata en realidad de cuatro bungalós independientes de hormigón. El mayor está destinado a las zonas comunes (cocina, salón comedor con chimenea y un amplio porche), además de contar con otra habitación y baño. Los otros tres, de 40 m2 cada uno, son habitaciones dobles para huéspedes, con baño propio y un patio exterior con el techo cubierto de cañas.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (6)

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (9)

El diseño, inspirado en las casas tradicionales de la región con un toque contemporáneo en líneas y materiales, responde al deseo de los propietarios de compartir el lugar con amigos y familiares, pero de forma que cada uno tuviera su independencia.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (3)

Las formas sencillas de estos cuatro bungalós de hormigón visto reflejan la arquitectura sobria y equilibrada de Aires Mateus, conectada en su minimalismo con la naturaleza del entorno mediante los suelos de madera y las cañas que cubren los tejados de los patios. Métodos simples pero muy efectivos a la hora de crear un ambiente acogedor.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (8)

Así mismo, cada uno de los volúmenes que constituyen Alentejo Beach fue proyectado cuidando el equilibrio de proporciones y la buena iluminación natural. Por ejemplo, la incorporación de grandes puertas correderas de cristal en la salida a los patios aprovecha al máximo la luz durante todo el día, además de difuminar el límite entre interiores y exteriores.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (4)

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (1)

Todas las casas tienen vistas al Atlántico y un acceso particular a los jardines de la colina en que se asientan, ideal para pasear entre naranjos, olivos, pinos, robles y limoneros. La paz que se respira aquí continúa en el interior, con el color blanco inundando paredes, techos y parte del mobiliario, como un reflejo de la estupenda luz de la zona.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (7)

Y para relajarse todavía más, este refugio portugués cuenta con una piscina desbordante climatizada de 18 metros de largo, una plataforma de madera con tumbonas y una terraza con zona de comedor. Un punto de encuentro fantástico para contemplar las puestas de sol en el océano.

despiertaymira AntalejoBeach de AMateus (5)

Ver otros post en despiertaymira sobre obras de Aries Mateus PINCHA AQUI para conocer Cabanas no rio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =