Papiroflexia, complejas esculturas a partir de una sola hoja

Cuando nos hablan de maravillas en papel, todos solemos pensar en papiroflexia. Y es que este arte japonés milenario puede llegar a generar, en las manos adecuadas, complejas esculturas a partir de una sola hoja. Sin embargo, hoy presentamos una forma nueva de tantear las posibilidades estéticas del papel.

El sorprendente trabajo del artista escocés Charles Young nos ofrece un auténtico ejercicio de exploración en arquitectura a través de este humilde material. Su proyecto Paperholm comenzó en agosto de 2014 y desde entonces no ha dejado de crecer.

Detalle del proyecto Paperholm que comenzó en agosto de 2014

La idea original era abordar la construcción de edificios y objetos mediante la fabricación de modelos diminutos. Armado con lápiz, papel para acuarela de 200 gramos, una cuchilla y pegamento vinílico, Young diseñaba, realizaba y fotografiaba un objeto nuevo al día, subiendo luego cada obra a su página en Tumblr. Como era de esperar viendo estas maravillas, el éxito en la red no tardó en llegar.

Lápiz, papel acuarela de 200 gramos, cuchilla y pegamento vinílico

Así pues, se marcó como reto seguir con el proceso durante todo un año. De esta forma, y tras 365 días de creatividad ininterrumpida, consiguió elaborar toda una ciudad en miniatura. Como se puede ver en las imágenes, el ingenio de este joven artista es asombroso: norias, molinos, garajes, fauna variada y todo tipo de edificios y vehículos pueblan sus calles. Y resulta aún más espectacular si pensamos que son fruto de ideas aleatorias que se materializaban en tan solo 24 horas…

Detalle de ciudad en miniatura

Las piezas sorprenden también por su perfección técnica, así como por una cierta ingenuidad poética que alcanza su máxima expresión en algunos caprichos: casas con patas, máquinas imposibles e incluso híbridos animal-hogar.

Muchas de sus estructuras incorporan además componentes móviles, por lo que se prestan de maravilla para crear animaciones con una cámara, como las que podemos ver en su web. Colocadas sobre pedestales de madera o de piedra, es fácil quedarse embobado mirando en la pantalla el giro sinfín del tiovivo o las esforzadas evoluciones de unos humanos del tamaño de un clip.

Detalle humanos del tamaño de un clip

Pero lo mejor es que Paperholm no ha acabado todavía. Este minimundo de papel sigue aumentando, ya que Young no puede parar de crear nuevos artilugios. Si el reto inicial dio lugar a una primera gran isla, desde noviembre de 2015 ya van cinco más, un universo que se expuso por primera vez en su totalidad a finales del año pasado en el festival NEoN Digital Arts de Dundee.

El minimundo de papel sigue aumentando

Con apoyo de una fundación escocesa, este alumno aventajado del Edinburgh College of Art seguirá dando alegrías a sus fans. Larga vida, pues, a esta paradójica metrópoli en miniatura.

Detalle de la paradójica metrópoli en miniatura

Imágenes vía Charles Young

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 3 =