Fotografía de Katrin Korfmann con niños jugando en las fuentes

Hay fotógrafos que se especializan en captar la naturaleza, otros prefieren centrarse en los retratos o en una determinada técnica que les permite potenciar toda su creatividad. Y unos pocos tienen un lenguaje visual tan peculiar que sus obras son fácilmente identificables a primera vista. A este último grupo pertenece la alemana Katrin Korfmann (Heidelberg, 1971), que tiene una cierta fijación por los espacios públicos de las ciudades y las evoluciones de la gente dentro de ellos.

Fotografía de Katrin Korfmann de niñas jugando a la comba

Sus trabajos capturan casi siempre los movimientos cotidianos de las personas a vista de pájaro. Sin embargo, sus fotografías tienden a transformar la suma de individuos en una nueva entidad fusionada. En concreto, las series denominadas «Ensembles assembled» muestran una serie de rituales colectivos en los que el conjunto de personas actúa como una sola. Ya sea en la celebración de una fiesta popular o en otros actos comunitarios, Korfmann deja bien patente la vocación del ser humano por conectar con sus semejantes para alcanzar una especie de globalización.

Fotografía de Katrin Korfmann de los Castellets

Estas imágenes, presentadas en gran formato, han sido tomadas en distintos lugares del mundo y ofrecen un espectáculo colorista con composiciones realmente hermosas. Podemos así apreciar las evoluciones de los castellets catalanes, junto a otras tradiciones españolas: la fiesta andaluza del Cascamorras, donde los participantes se tiñen de negro, o la Festa dels Enfarinats de Ibi, en la que llueven petardos, harina y huevos poco antes de fin de año. O bien contemplar la celebración del Holi hinduista con su explosión de tonalidades.

Fotografía de Katrin Korfmann del Holi hinduista

Desde la distancia, las instantáneas definidas se convierten en imágenes fascinantes, pasando a ser pinturas abstractas más que fotografías. La energía de decenas de personas que interactúan se transmite con brío al espectador, mientras que la mezcla de colores disuelve su individualidad. Puro simbolismo dentro de la multitud.

Fotografía de Katrin Korfmann en alguna ciudad árabe

Creadas para ser exhibidas en salas amplias, las singulares obras de esta artista afincada en Ámsterdam contienen todo el frenesí lúdico del ser humano e irradian optimismo y vitalidad.

Fotografía de Katrin Korfmann en los San Fermines

Fotografía de Katrin Korfmann de un patio de colegio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce + 17 =