Cuando el mercado inmobiliario aprieta, surgen soluciones imaginativas. Una de las más recientes es obra del diseñador de mobiliario Fernando Abellanas (Valencia, 1984). Ante la escasez de espacio urbano en la capital del Turia, ha echado mano a sus recuerdos de la niñez, cuando, como cualquier otro chico, fantaseaba con construir su propia cabaña en un árbol.

El resultado es un estudio secreto instalado bajo un puente de carretera. Un pequeño rincón privado que rememora la experiencia infantil de esconderse en un armario o bajo la mesa.

Su minicabaña oculta incorpora cuadros, un escritorio, una silla y dos estantes, todo ello cuidadosamente atornillado a la pared de hormigón. Suspendido del puente, el suelo de madera y metal es móvil y completa la construcción. Mediante un sencillo e ingenioso sistema de manivela y rodillos, puede llegar desde el lado opuesto y quedar colgado en el aire, creando un búnker inaccesible desde el exterior una vez conformados los paneles laterales.

Según Abellanas, observar pasar los coches y los trenes sin que nadie le vea le da una sensación de paz. Este relax conseguido dentro del vientre de la gran ciudad le inspira para desarrollar nuevas ideas o bien le permite leer un libro plácidamente. Se trata de una extraña soledad sin aislamiento, algo que le transporta de nuevo a la edad de la inocencia en que el ruido de fondo de los mayores le infundía seguridad.

En total, necesitó dos semanas para elaborar esta casa diminuta y sabe que su duración será limitada, «hasta que alguien la encuentre o las autoridades la eliminen». Sin embargo, forma parte de una colección de espacios efímeros que está planeado instalar. Con ellos quiere proponer un diálogo sobre las viviendas alternativas frente al incremento gradual del precio de los alquileres.

Mientras se gana la vida con trabajos de carpintería y fontanería, sueña en estos refugios temporales con nuevos diseños para Lebrel –su marca de muebles–, que de momento comparte en sus perfiles de Facebook e Instagram y que vende a nivel local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =