obra drishti de nuria mora

Hoy nos hacemos eco de la primera exposición individual italiana de la artista Nuria Mora. Desde el 27 de septiembre y hasta el 25 de noviembre, la Galleria Patricia Armocida de Milán acoge Drishti: 21 dibujos en acrílico sobre papel de la creadora madrileña, complementados con dos instalaciones escultóricas ideadas para la ocasión.

obra grande de nuria mora

El término hindi que inspira y da nombre a la muestra significa «mirada». En la práctica de la meditación y el yoga, designa la capacidad de enfocar la vista en un punto para despejar la mente, preparándola así para capturar nuevos estímulos.

exposición drishti de nuria mora

En el caso de Nuria, este punto de partida artístico-vital se remonta a 1999, cuando comienza sus intervenciones plásticas en muros y edificios de Madrid. Ligada a la corriente del postgraffiti y el arte urbano, su obra trasciende ya este corsé de la calle para desplazarse también a otros ámbitos. Esculturas, ilustraciones sobre diversos soportes, alfombras, vajillas… Todos con su sello personal: una potente marca visual hecha de trazos angulosos, formas geométricas o vegetales y colores mediterráneos.

obra nuria mora montreal

obra de nuria mora en monterrey

obra de nuria mora en saopaulo

Son innumerables las paredes que lucen sus trabajos, no solo en su ciudad natal, sino en lugares tan remotos como Montreal, Sao Paulo o Monterrey. Los pinceles (o más frecuentemente, los rodillos) de Nuria Mora perfilan mundos interiores que destacan en el anodino y con frecuencia deteriorado paisaje urbano.

marquesina en madrid obra de nuria mora

Otras veces, el trabajo de personalización del entorno se traslada a las marquesinas de los autobuses o a los escaparates. Cualquier objeto banal puede convertirse en arte y traspasar su velo gris de cotidianeidad, floreciendo con un brillo inaudito.

cierres joyeria grassy por nuria roma

Además de todas estas actuaciones disponibles las 24 horas para disfrute de vecinos y paseantes, algunas de sus obras solo aparecen al caer la noche. Es el caso de los cierres de la joyería Grassy –en plena Gran Vía madrileña– o de la tienda de muebles y decoración BATAVIA, en la calle Mejía Lequerica. En ellos Nuria vuelca su esencia colorista en un juego de simetrías con tintes enigmáticos que traen a la memoria diseños tribales o futuristas.

Son murales elaborados con pasión. La misma que le lleva a abandonar el estudio para descubrir nuevas localizaciones que vestir en compañía de su inseparable Vespa roja.

obra papaguena nuria mora
obra leon forma parte de la exposición drishti
obra dirshti nuria mora
Imágenes vía Nuria Mora, BATAVIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − dieciseis =