Hoy viajamos al sudeste asiático para analizar la Phatthalung House, un ejemplo de vivienda unifamiliar contemporánea en perfecto equilibrio con su entorno natural.

La construcción se ubica en Tha Khae, un distrito del área metropolitana de Mueang Phatthalung, la localidad del sur de Tailandia que da nombre a la casa. El proyecto, obra del arquitecto local Rakchai Norateedilok, surge del deseo del cliente de regresar a su ciudad natal tras haber pasado más de 20 años trabajando en Bangkok.

Se partió de una pequeña propiedad rodeada por una plantación de caucho que había sido el punto de reunión de toda la familia año tras año. El viejo edificio, levantado hace décadas y que ahora sigue albergando la cocina, se proyecta hacia los árboles por medio de esta nueva incorporación de 43 m2. Su interior espacioso comprende la sala de estar, el dormitorio y el baño, este último con la peculiaridad de carecer de techo para fomentar el contacto de los usuarios con la naturaleza.

La zona común y el dormitorio se separan de forma sutil mediante una partición incompleta que sirve de soporte para la televisión. Al no llegar esta pared hasta el techo, no interrumpe la entrada de luz cenital y propicia una fluidez de espacios muy agradable.

Dado el clima tropical, la vivienda se alineó en dirección este-oeste a fin de evitar en lo posible el calor del sol y favorecer la ventilación. Por la misma razón se dotó a la Phatthalung House de grandes voladizos en todas direcciones, creando así refrescantes zonas de sombra a cualquier hora del día.

 

Respecto a los materiales, se apostó por la eficiencia y la armonía con el paisaje agrícola de la zona. De ahí que predominen los acabados sencillos, como los enlucidos lisos en blanco y los revestimientos de madera, empleando acero pintado en negro para la estructura del tejado y la carpintería metálica exterior.

La profusión de paneles a base de finos listones de madera colocados en diagonal genera un hermoso efecto decorativo en todo el perímetro, a la vez que da privacidad al interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + doce =