El pasado 1 de diciembre se inauguró la sede de la Orquesta Filarmónica de Boca del Río, una pequeña localidad costera perteneciente al estado mexicano de Veracruz. Con sus espectaculares monolitos de hormigón visto, esta obra del estudio Rojkind Arquitectos brinda a la ciudad un recinto cultural vanguardista en un entorno impresionante.

La construcción del Foro Boca se inició en 2014 y forma parte del plan de revitalización de un área urbana que se encontraba deteriorada. Delimitado por la desembocadura del río Jamapa –que da nombre al municipio– y el Golfo de México, actúa como punto de unión entre el rompeolas y el paseo marítimo Vicente Fox.

La forma del edificio está inspirada en las escolleras, levantadas como defensa contra el oleaje. Aquí, las piedras angulosas se sustituyeron por enormes bloques de hormigón de diversos tamaños, distribuidos de manera aparentemente aleatoria, que contienen una sala de conciertos con capacidad para 966 espectadores.

Para suavizar la rotundidad de estos volúmenes, los muros se dotaron de textura durante el encofrado haciendo que las tablas siguieran un patrón en diagonal. Además, los ángulos varían en cada cara a fin de incrementar la sensación de dinamismo y potenciar distintas tonalidades y sombras. Una de estas moles aparece ligeramente elevada, permitiendo que los visitantes accedan a un vestíbulo a triple altura en el que la madera comparte protagonismo con una réplica de la pauta exterior.

Aparte del mencionado auditorio, diseñado para acoger espectáculos de música, teatro, danza y proyecciones de cine, el Foro Boca cuenta con una sala más pequeña donde hasta 150 personas pueden disfrutar de conciertos de cámara, películas o funciones de danza contemporánea.

El día a día de la filarmónica transcurre en la parte posterior del edificio, donde se sitúan los locales de ensayo, un estudio de grabación, los camerinos, el área de oficinas y una biblioteca musical. La zona de ocio incluye restaurante, cafetería y una terraza con vistas al río y al Atlántico en el último piso. Así pues, unas instalaciones tan ambiciosas (5 410 metros cuadrados) permitirán llevar a cabo clases, talleres y festivales a lo largo de todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 2 =