Concebido como una enorme instalación efímera, el creador británico eligió cuidadosamente los ingredientes para lograr una atmósfera lo más tétrica posible. Lo primero, la ubicación, un complejo turístico abandonado en Weston-super-Mare, ciudad balnearia del condado inglés de Somerset.