Las formas geométricas simples son una fuente casi inagotable de inspiración para los artistas. Pintores como Paul Klee o Kazimir Malévich, estandarte del suprematismo, hicieron de círculos, cuadrados y triángulos su particular seña de identidad, ya fuesen llenos de vivos colores o en la más pura desnudez cromática.