Proyecto del arquitecto, afincado en Seattle, Olson Kundig. Se trata de una cabaña “virtualmente indestructible” en el bosque de la Olympic Peninsula (en el estado de Washington),  para una pareja aficionada a la pesca de la trucha arcoiris que buscaba un lugar sencillo.