Contemplando el exterior de la Casa en Chayagasaka, obra del estudio Tetsuo Kondo Architects, a uno le viene a la mente ese viejo debate entre forma y fondo, tan presente en todas las disciplinas artísticas. A primera vista, la fachada ofrece una acumulación divertida (y algo caótica) de bloques metálicos.