Hay intervenciones temporales a medio camino entre el arte y la arquitectura que parecen haber sido creadas para perpetuarse. La gran acogida del público y su éxito inmediato hacen que estas estructuras –efímeras a priori– tengan una vida útil mucho más larga o que incluso acaben instaladas permanentemente para que la gente pueda disfrutarlas siempre.