Pequeño refugio al aire libre del arquitecto japonés Koji Kakiuchi. Construido sobre los restos de los cimientos de hogares que fueron barridos por el tsunami de marzo 2011, esta construcción persigue ser un espacio de intercambio de experiencias pasadas, presentes y futuras de las víctimas.

Esta pequeña construcción de madera tiene unos 7,29 metros cuadrados y se asienta sobre los restos de los cimientos de hormigón de un edificio antiguo devastado por el tsunami de marzo del 2011. El arquitecto Kakiuchi lo concibe como lugar de retiro, homenaje y meditación. «A veces la naturaleza se comporta como un animal herido y sus zarpazos deberían hacernos meditar también», dice Kakiuchi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 15 =