Una casa a medida para jugar y dejar volar la imaginación. Los arquitectos barceloneses Anna y Eugeni Bach, diseñaron y construyeron esta pequeña casa de juego para sus hijos, en el jardín de la granja que sus abuelos tienen en el sur de Finlandia.






Construida casi íntegramente de madera de abeto extraída de los árboles que rodean la granja familiar. Su estructura es muy simple y se repite en dos módulos iguales, aunque orientados en direcciones opuestas. Uno de los módulos es a doble altura para que un adulto pueda entrar sin tener que agacharse, mientras que el otro tiene dos niveles conectados por una multifuncional escalera que permite un juego mas complejo en el interior.

La estructura, suelos, paredes y cubierta, están unidos siguiendo los sistemas tradicionales de construcción de graneros. Su cubierta está hecha a partir de una simple superposición de tablones de madera ranurada para evitar la filtración del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =