El arquitecto portugués Manuel Aires Mateus se ha ocupado recientemente de la renovación de un pequeño palacio del siglo XVIII en Alfama, el barrio más encantador de Lisboa. Transformado en el hotel Santa Clara 1728, acoge ahora a sus clientes con todas las comodidades y les permite realizar una inmersión de primera mano en la historia de la capital.

Con la intención de respetar el patrimonio original y proporcionar un ambiente sereno y confortable, se utilizaron como materiales de interior la famosa piedra caliza «Lioz» de Sintra –todo un clásico en los monumentos e iglesias lisboetas–, madera de pino para los suelos, y azulejos artesanales.

Los visitantes son recibidos en un hall muy espacioso en el que destaca el arco de entrada que da acceso a las escaleras y una gran lámpara en forma de luna. Varios sofás colocados en el centro aportan ese toque familiar buscado.

Una puerta lateral nos lleva al comedor, presidido por una pintura antigua, que cuenta con una mesa de roble de seis metros de largo diseñada especialmente para la ocasión. Con capacidad para 20 personas, es otro detalle que refleja el espíritu integrador de la casa. No obstante, los amantes de la tranquilidad pueden hacer uso de un jardín apartado donde relajarse o leer plácidamente.

El hotel dispone de seis suites que siguen dos modelos diferentes. La suite Tejo, de 50 m2, tiene vistas al río que le da nombre, mientras que la suite Santa Clara, de 70 m2, comparte esta panorámica con la del jardín.

Fiel a su estilo, todo es luminosidad en el edificio gracias a unas ventanas generosas y a una iluminación interior obra del italiano Davide Groppi, que incluye alguna de sus creaciones más emblemáticas, como Mira R, Simbiosi o la ya mencionada Moon.

El color blanco omnipresente y la piedra caliza, que da carácter también a los baños, contribuyen asimismo a la sensación de bienestar de los huéspedes. Una vez más, la arquitectura sobria y equilibrada de Aires Mateus brilla en todo su esplendor, en este caso modernizando un rincón maravilloso del centro histórico de Lisboa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =