Cuando el Sr. Simon se jubiló como profesor, decidió regresar al pueblo donde empezó su carrera para establecerse allí definitivamente. ¿Y qué mejor candidato que un antiguo alumno convertido en arquitecto –Mathieu Noël– para diseñar su nuevo hogar? Alguien que ya conocía su afición por los libros, el arte y las cosas hermosas. También le comunicó su deseo de tener una casa cómoda y funcional, con mucho espacio de almacenamiento para exponer todas esas pertenencias acumuladas a lo largo de los años.

El lugar elegido –una antigua pradera en las afueras de la pequeña localidad de Le Pont-de-Planches, en la región francesa de Borgoña-Franco Condado– le permitía contemplar un huerto, parte del pueblo y el campanario.

En cuanto a la distribución de la casa, su sencilla planta rectangular de 110 m2 viene marcada en el interior por una larga biblioteca, un amplio espacio expositivo que actúa como eje y condiciona la organización de la vivienda en tres áreas diferenciadas.

El sur se reserva para los dormitorios y un gran salón con techo alto que agrupa el comedor, la sala de estar y una cocina con despensa. Una estufa de leña ocupa el centro de esta habitación, garantizando un ambiente cálido completado en invierno por suelo radiante.

En la parte norte se sitúan los baños, la zona de lavandería y el acceso a la casa, mientras que el extremo este se destina a garaje y sala de máquinas. El espacio interior se completa con dos grandes buhardillas.

Ese estilo sobrio, sin adornos innecesarios, tiene su reflejo en la austeridad del exterior: un volumen simple a dos aguas con aire de cobertizo agrícola. El acristalamiento de suelo a techo en zonas estratégicas es lo único que rompe el patrón de listones en madera de alerce sin tratar. Con el tiempo, el tono marrón irá cambiando a gris, lo que contribuirá a integrar aún más la Maison Simon en el paisaje.

En la fachada que da al jardín, la asimetría del tejado genera un área de voladizo complementada con una terraza donde aprovechar los días de buen tiempo, charlando quizá con viejos conocidos como Mathieu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =