Cada artista suele buscar algo que lo distinga de los demás, ese toque personal que impregne todas sus obras y las haga reconocibles para el gran público. En el caso de la ceramista escocesa Jennifer Lee (Aberdeenshire, 1956), ese estilo peculiar viene de la mano de unas tonalidades singulares.

jarrones de cerámica en tonos marrones y rojizos de jennifer lee

jarron de ceramica poroso de jeniffer lee

A diferencia de muchos de sus colegas, no usa esmaltes en sus creaciones, sino que ha desarrollado un método propio para darles color mezclando óxidos metálicos en la arcilla antes de trabajarla. Sin el proceso de esmaltado, el paso por el horno no da lugar a superficies vidriadas, sino que se originan motas terrosas, halos y bandas de color en las vasijas.

jarrones y vasijas de jennifer lee

En cuanto a las formas, el trabajo de Lee ha ido evolucionando desde sus inicios en los años 80 tras formarse en el Edinburgh College of Art y estudiar in situ la cerámica prehistórica norteamericana, contactando también con ceramistas contemporáneos de la Costa Oeste. En cualquier caso, sus obras son siempre recipientes, ya sean boles o jarrones, con diseños sencillos aunque elegantes.

varias vasijas de ceramica de jeniffer lee

jarron de cerámica blanco y color tierra de jennifer lee

Desprovistas de adornos innecesarios, cada una posee sin embargo una complejidad intrínseca de texturas atrevidas y sugerentes. Y todas ellas están realizadas a mano en su taller de Londres.

bol de ceramica en color

jarrones de ceramica en varios colores

Con el paso de los años, sus obras son más refinadas, incluyendo asimetrías muy estudiadas que alteran el equilibrio inicial del recipiente y le dan una dimensión irregular. Son piezas de una claridad estética apabullante, pero que hablan del enorme trabajo de elaboración que hay detrás. La aparente mezcla libre de colores recuerda paisajes y formaciones geológicas, evocando procesos naturales, como la sedimentación de arena, limo y piedras.

vasijas de ceramica de jennifer lee

bol de cerámica en tonos azules de jennifer lee

Buena parte de esta magia terrosa y moteada se debe a los óxidos que combina, recopilados a lo largo de sus viajes por Japón, Australia, Estados Unidos y Europa –entre otros destinos– durante más de treinta años. De este modo ha conseguido un verdadero archivo de arcillas coloreadas, cada una de ellas embolsada y etiquetada con mimo. Con semejante arsenal en el taller, no es de extrañar (como ella misma confiesa) que algunas de estas mezclas las haya dejado reposar hasta dieciocho años antes de usarlas. Una maduración que sin duda ha valido la pena…

varios jarrones de cerámica de jennifer lee

jarron de ceramica blanco de jennifer lee

Imágenes gentileza Jennifer Lee.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 14 =