Los elementos vegetales singulares condicionan con frecuencia el diseño de una vivienda. Un ejemplo muy ilustrativo es el proyecto «Casa alrededor de un pino», obra del estudio Espacio EMA, nacido en 2010 de la mano de los arquitectos Carlos M. Hernández y Alessandra Cireddu.

Ubicada en la sierra mexicana de Mazamitla, a 120 kilómetros al sur de Guadalajara, la parcela disponible presentaba dos dificultades: una pendiente considerable y un gran pino que reinaba frondoso en lo alto de la colina. Como el terreno era bastante estrecho y el cliente deseaba conservar el árbol, se decidió articular todo el unifamiliar en torno a él.

Así pues, se creó una vivienda de una sola planta con unas dimensiones de 6 metros de ancho por 20 de largo. El acceso se realiza a través de una puerta de madera maciza de 2×3 metros paralela a una pared acristalada, de forma que una vez abierta desvela en primer plano el tronco del árbol. Esta gran ventana al exterior también nos ofrece una panorámica del entorno vegetal ladera abajo.

Para la cubierta se optó por un tejado a dos aguas que recuerda la silueta de las casas tradicionales de la región. Evidentemente, su continuidad se ve interrumpida por un vacío para contener el pino. Esta fragmentación –junto con el recibidor– divide la vivienda en dos áreas bien definidas. Al este se sitúa el dormitorio principal, provisto de baño y vestidor, que queda así independiente del resto de la casa. La parte oeste, más amplia, se reserva para las zonas comunes, dos dormitorios y un llamativo volumen en madera que contiene un baño, un aseo y el área de lavandería. Esta «caja» ayuda precisamente a romper la linealidad inevitable del proyecto.

El unifamiliar permanece cerrado hacia la calle y en los laterales, pero se abre por completo en el lado de la pendiente gracias a unos generosos ventanales y a la terraza en voladizo, solo interrumpida por el hueco del árbol. Así mismo, un muro de piedra aporta carácter rústico en el ala oeste y proporciona un contraste armonioso con el color blanco del resto de la fachada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 2 =