detalle de skum vase

A veces, algunos proyectos arquitectónicos dan un considerable salto de escala para inspirar hermosos objetos de uso cotidiano. Es, por ejemplo, el caso del pabellón hinchable diseñado por el estudio danés BIG (Bjarke Ingels Group) en 2016 para el festival de música de Roskilde.

skum pavilion diseñado por estudio big bjarke ingels group
El denominado Pabellón SKUM (espuma, en danés), una estructura móvil de 180 m2 que puede inflarse por completo en solo siete minutos, estaba inspirado en los castillos hinchables para niños. Esta divertida construcción blanca de burbujas era un lugar ideal para relajarse bajo su sombra e incorporaba luces LED que iban cambiando de color por la noche, ofreciendo un espectáculo lúdico y resplandeciente.

skum vase diseñado por agencia Mosss
Pues bien, dos años después, la firma de diseño de interiores Mosss, con sede en San Francisco, ha colaborado con BIG en la realización de un jarrón que homenajea a esta instalación arquitectónica temporal. De hecho, la nueva pieza reproduce fielmente una parte del pabellón en una edición limitada de menos de 1000 unidades.

jarrón skum vase que homenajea a esta instalación arquitectónica temporal
Hasta llegar al modelo final, se dibujaron muchos bocetos en papel, seguidos de un modelado 3D por ordenador. Con estos últimos, los diseñadores pudieron ver y evaluar las posibilidades de cada uno antes de lanzarse a producir los prototipos físicos. Tras probar diferentes composiciones y tamaños, se seleccionó la versión definitiva del jarrón SKUM: una «escultura» refinada y simpática elaborada en porcelana de alta calidad con un acabado blanco mate.

proceso de creación del jarron skum vase
En el proceso de fabricación también se consideró cada detalle, lijando cuidadosamente las unidades y sellando a mano su interior con esmalte para que fuera estanco.

detalle de skum vase
En Mosss están muy satisfechos con el resultado obtenido, que –en sus propias palabras– captura a la perfección esa sensación de creatividad, fantasía y diversión del Pabellón SKUM original. Así pues, aunque el objeto arquitectónico puede seguir disfrutándose por todo el mundo, ya que en la actualidad sigue peregrinando por ferias de arte y otros festivales de música, ahora es posible adquirir un trocito suyo para decorar nuestras casas. Y es que ¿quién puede resistirse a este alarde de imaginación chispeante a la hora de colocar unas flores recién cortadas?

skum vase en varios tamaños

Imágenes gentileza Mosss, BIG -Bjarke Ingels Group

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =