El edificio que analizamos hoy surge de una colaboración entre las firmas belgas de arquitectura Raamwerk y Van Gelder Tilleman. Se trata de una casa taller para un escultor ubicada en la localidad flamenca de Mariakerke, integrada en la periferia de Gante.

El mayor desafío del proyecto fue unir de forma armoniosa espacios con diferentes necesidades (la vivienda particular y el estudio) dentro de un solar que daba a dos calles, pero que presentaba una superficie limitada. Una vez tomada la decisión de separarlos en dos construcciones diferentes, se creó un área exterior cerrada que hace las veces de jardín y de zona al aire libre para trabajar las esculturas en piedra.

Su posición desplazada en la parcela aporta la privacidad adecuada, al tiempo que abre unas interesantes vistas panorámicas a los alrededores. Ambos bloques tienen sus propias proporciones aunque comparten el mismo lenguaje arquitectónico en cuanto al empleo de materiales: los muros de mampostería soportan vigas de hormigón, y estas, a su vez, sostienen vigas de madera.

El ritmo de la fachada viene así marcado por esas vigas superiores que definen un friso contemporáneo por donde penetra abundante la luz natural. Los extremos visibles de las vigas de hormigón adornan el exterior, al igual que las paredes de ladrillo. En este caso, se recuperaron los de una antigua fábrica del vecindario, lo que aporta un matiz especial a la fachada. Además, se pidió a los albañiles que dejaran sobresalir el mortero entre los ladrillos, evitando usar la paleta para retirar el exceso. De esta forma se lograron unos muros con fuerte personalidad en todo el perímetro.

Respecto al interior, tanto en el estudio como en la vivienda todas las habitaciones se disponen en torno a un eje central. Esta medida permite aprovechar al máximo el espacio útil al eliminar los pasillos. Se procuró así mismo dar una identidad propia a cada estancia jugando con las vistas, la iluminación y los cambios de dimensiones.

Los generosos acristalamientos en todos los niveles crean también un ambiente cálido en el que predominan los tonos claros –hormigón pulido y tabiques enlucidos con una mezcla de arena fina, cal y polvo de mármol–, combinados con diferentes maderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − doce =