SMACH (acrónimo de San Martin Art Culture and History) es un concurso bienal de Land Art que nació en 2012 en la región autónoma italiana de Trentino-Alto Adigio.

Con la imponente cadena montañosa de los Dolomitas de fondo, el certamen simboliza una combinación atrayente de arte y naturaleza. Está abierto a cualquier artista y cada obra se diseña específicamente para ser colocada en un lugar determinado, dentro de entornos tan sugerentes como San Martin de Tor o Marebbe. Fue precisamente allí donde surgió este proyecto para rememorar el interés histórico de dichas localidades de la provincia de Bolzano.

astronauta en madera que admira las vistas a su alrededor en las dolomitas

Durante unos días, el impresionante paisaje montañoso se ve enriquecido con imágenes que hacen pensar al espectador, como un astronauta en madera que admira las vistas a su alrededor, o unas solitarias puertas de entrada a los picos desde el valle.

solitarias puertas de entrada a los picos desde el valle de las dolomitas

Para su ya cuarta edición, el tema elegido fue la palabra «Heimat», un concepto de difícil traducción, que equivaldría a tierra natal o patria, pero que incluye un conjunto espontáneo de valores relacionados con la vida aprendidos desde la infancia.

smach concurso bienal de Land Art que nació en 2012

El jurado lo tuvo bastante difícil, ya que se recibieron 502 proyectos para exponer al aire libre venidos de todo el mundo. En total, eligió 10 obras ganadoras y, además, concedió 5 menciones de honor.

smach concurso bienal de Land Art que nació en 2012 en las dolomitas

Los trabajos ganadores ofrecen una buena panorámica del Land Art actual. Como «Garden», el jardín de rosas rojas colgantes con una larga estela (obra de Qai Jiang), que aúna el color de los vestidos tradicionales, el aire de las montañas –que las hace oscilar–, e incluso la historia bélica de la región, con los mitos locales.

«Garden», el jardín de rosas rojas colgantes con una larga estela obra de Qai Jiang

La reflexión del ciclo de la vida viene de la mano de «Junín», del mexicano Anuar Portugal. Su serie de sillas que emergen y se sumergen mirando a los Dolomitas resulta bastante explícita.

junin, serie de sillas que emergen y se sumergen mirando a los Dolomitas

También destacan las fantasías de colores vivos, como «Homestead» (Arianna Moroder), una pradera confeccionada con más de 100 jerséis de punto, símbolo de distintas vidas; o «The Sun» (Alemeh & Shahed Mohammadzadeh), que enfatiza la transformación mediante las sombras cambiantes de tres grandes discos de plexiglás con los colores básicos. Pura magia alpina.

fantasías de colores vivos, como «Homestead» de Arianna Moroder

«The Sun» tres grandes discos de plexiglás con los colores básicos, de Alemeh & Shahed Mohammadzadeh

Imágenes vía SMACH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − siete =