La palabra oficina suele trasladarnos de inmediato a ambientes estandarizados, muy rutinarios o con escasa personalidad. Sin embargo, nuestros lugares de trabajo también pueden ser espacios con diseños rompedores y divertidos que nos estimulen cada día. Hoy presentamos unas cuantas muestras bastante imaginativas.

pasillo de las oficinas de Ideas Lab en Shangái obra del arquitecto Li Xiang
Por ejemplo, el concepto de Ideas Lab (Shanghái, China), obra del arquitecto Li Xiang, parece un decorado futurista. El entramado de tuberías transitables, enormes depósitos y escaleras fusionan la primitiva época industrial con la era de la tecnología. Esta falsa fábrica a doble altura conecta a los investigadores con los oficinistas y los propios clientes, que pueden probar allí mismo los desarrollos de la empresa.

Vista general de las oficinas de Ideas Lab en Shangái obra del arquitecto Li Xiang

dos plantas de oficinas de Ideas Lab en Shangái

detalle de la escalera de Ideas Lab en Shangái obra del arquitecto Li Xiang

No menos sorprendente resulta el diseño de los españoles José Selgas y Lucía Cano para un centro de trabajo en las afueras de Madrid. El espacio está literalmente excavado en un bosque, con lo que siempre se mantiene fresco. Además, la mitad de este edificio curvo es transparente, creando una sensación de inmersión plena en la naturaleza.

Estudio Selgas Cano literalmente excavado en un bosque

Interior con techo de cristal del estudio Selgas Cano

Estudio de Arquitectura Selgas Cano, Madrid

¿Y qué decir de la Bastard Store, proyectada por el estudio italiano Binocle? Todo un antiguo cine milanés –el Istria– transformado en el paraíso de los amantes del skate. Sede del fabricante de tablas, ropa y accesorios Comvert, sus 1.400 m2 albergan oficinas, almacenes, expositores, la tienda y hasta una pista circular para disfrute de empleados y visitantes.

almacén de bastard sotre obra del estudio binocle

almacenes, expositores y oficinas de Bastard Store

oficinas de Bastard Store

pista de skate de Bastard Store

Aunque igual de asombroso resulta el uso que hacen los californianos Clive Wilkinson Architects de los contenedores marítimos. En este caso, un viejo almacén de Los Ángeles se transformó en una serie de oficinas utilizando como unidad básica este recipiente de carga. Apilados o aislados, acristalados o diáfanos, los contenedores pintados en colores vivos y coronados por techos de lona hacen atractivo un material tan poco acogedor a priori.

oficina creada con contenedores marítimos por Clive Wilkinson Architects

interior de los contenedores marítimos usados como oficina

interior de las oficinas creada con contenedores marítimos por Clive Wilkinson Architects

techos de lona de los contenedores marítimos

Pero si hablamos de lugares insólitos, pocos pueden superar al mayor centro de datos del proveedor sueco de Internet Bahnhof, ubicado ¡en un antiguo refugio nuclear a 30 metros bajo tierra!, justo debajo del parque Bergen Vita de Estocolmo. Los arquitectos de Albert France-Lanord humanizaron las rocas de granito con plantas, iluminación especial, agua y tecnología para crear un entorno propio de una película de ciencia ficción, con sala de reuniones «flotante» incluida.

oficinas de Bahnhof situadas en un antiguo refugio nuclear

Interior de la sala de reuniones flotante de Bahnhof

un entorno propio de película de ciencia ficcion

Siguiendo con el mundo de las telecomunicaciones, Dtac, una de las principales empresas del sector en Tailandia, concentró a sus 3.200 empleados en una sede de 20 plantas en Bangkok. Diseñada por el estudio australiano Hassell, se creó un entorno abierto que incluye una amplia biblioteca con forma de anfiteatro, espacios para conciertos y todo un nivel dedicado al deporte, con pista de atletismo y recintos para practicar el tenis de mesa o el fútbol.

espacio para conciertos de Datac Headquarters en Bangkok

Biblioteca con forma de anfiteatro de Datac Headquarters en Bangkok

pista de atletismo de Datac Headquarters en Bangkok

Y para acabar, todo un clásico de las oficinas no convencionales como Google. Repartidas por todo el mundo, compatibilizan trabajo y ocio para descargar el estrés. Y todas lucen elementos exclusivos adaptados a la singularidad de cada país, como la caravana de los años 60 que sirve de sala de reuniones informal en Ámsterdam, o el paraíso verde en que están sumergidas sus oficinas de Dublín.

caravana de los años 60 que sirve de sala de reuniones informal en Ámsterdam

paraíso verde en que están sumergidas sus oficinas de Dublín

Imágenes gentileza Shao Feng, Ideas Lab,  Selgas Cano, Bastard Store,  Wilkinson Architects, Bahnhof, Google.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 2 =