La construcción de una vivienda entre medianeras siempre plantea el reto de proyectar el nuevo edificio conservando en lo posible la armonía con los inmuebles contiguos. Y si se trata de una renovación, los desafíos pueden llegar a ser incluso mayores.

Cuando el estudio de arquitectura barcelonés DataAE emprendió la rehabilitación de una antigua casa de este tipo situada en pleno centro histórico de San Feliú de Llobregat, decidió mantener la volumetría y la estructura originales. Por lo tanto, realizó un derribo muy selectivo de las paredes interiores y de la escalera original con el propósito de cambiar la distribución anterior por otra más adecuada para los nuevos dueños.

Esta actuación mejoró así mismo tanto la entrada de luz natural en todo el unifamiliar como su envolvente térmica. El nuevo diseño interno es más diáfano, al carecer prácticamente de líneas divisorias, y en él toma protagonismo la madera ya existente.

Así se logró una planta baja muy amplia que engloba el comedor, la sala de estar y la cocina. Al derribar una parte estrecha del forjado, se consiguió un doble espacio en uno de los laterales. Una medida tan simple permitió obtener una iluminación cenital natural muy valiosa, aparte de potenciar la sensación de amplitud.

La estructura no se vio afectada, ya que se mantuvieron las sólidas vigas de madera originales, pintándolas en blanco salvo en su tramo final para remarcar su carácter nativo. En un espacio más ancho entre dichas vigas se colocó la nueva escalera, por la que se accede a una primera planta que cuenta con estudio, vestidor, baño y dormitorio. Hay que destacar que todas las habitaciones ventilan a fachada y a la doble altura.

En la rehabilitación se respetaron en la medida de lo posible los elementos ya existentes. De ahí que aparezcan ladrillos originales y mampostería sin revestir en ciertas paredes de la vivienda. Una solución que logra mantener ese sabor auténtico de casa rústica.

Solo se modificó lo imprescindible, añadiendo detalles contemporáneos como la sutil escalera metálica en ángulo o el armazón en madera de la primera planta. Un perfecto equilibrio entre lo moderno y lo antiguo que alcanza hasta el diseño del patio trasero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + nueve =