Cuando una familia crece y la falta de espacio empieza a ser un problema puede mudarse a una vivienda mayor o bien construir una extensión de su casa aprovechando parte del jardín. Esta segunda opción fue la elegida por la firma australiana Studio Prineas en su proyecto Allen Key House, que duplicó el área residencial.

La ampliación se realizó sobre una casa de los años 30 situada en Lane Cove, un barrio próximo al centro de Sídney. En lugar de reproducir la estética del edificio a reformar, con su fachada de ladrillo pintada de blanco, se decidió dar un aire absolutamente contemporáneo al espacio añadido. Desde luego, la solución no puede ser más transgresora: una estructura de cobertizo abierto hacia la parte trasera donde una mezcla de tejados horizontales y a dos aguas garantiza una iluminación natural abundante.

Esta nueva ala incluye la cocina, el comedor y una gran sala de estar abierta presidida por un intenso color blanco. Para suavizar la frialdad monocromática se intercaló mobiliario en madera, un material presente también en el suelo del patio cubierto, al que se accede a través de una doble puerta acristalada.

Los grandes ventanales inundan de vegetación el interior y resaltan el techo a doble altura en cada uno de los laterales. A su vez, las lámparas colgantes sobre la isla de la cocina y el comedor acentúan con su minimalismo el desarrollo en vertical de este falso cobertizo.

Un pasillo privado conecta la parte antigua con la reciente. Esta unión se aprovechó para crear dos estrechos patios interiores a cada lado del corredor. Al ser abiertos, la luz del sol ilumina ahora ambas partes de la Allen Key House. En la habitación contigua a uno de ellos se ha habilitado un pequeño despacho con escritorio en L y armarios a medida que sacan el máximo partido de unas dimensiones reducidas.

El salón de la antigua vivienda aparece transformado en un flamante dormitorio principal. Aquí, la moqueta oscura compensa la luminosidad del techo y las paredes. Incorpora así mismo un baño privado con lavabo doble y un espejo que refleja uno de los patios internos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =