El músico de jazz noruego Håvard Lund siempre soñó con tener un refugio aislado de las prisas cotidianas donde inspirarse y componer con absoluta tranquilidad. Por eso, cuando descubrió la pequeña isla de Fleinvær, situada en la costa norte de su país natal, el flechazo fue instantáneo.

Este lugar remoto en el interior de un archipiélago, solo accesible en ferri, es el espacio de retiro ideal. Tan perfecto que Lund quiso compartirlo con otros artistas. Así nació Refugium Fleinvær, una residencia donde diferentes creadores pueden pasar temporadas desarrollando su arte en medio de un paisaje impresionante.

El proyecto se materializó en 2017 gracias a una colaboración entre los estudios de arquitectura Tyin Tegnestue y Rintala Eggertsson, expertos en soluciones nada convencionales.

A la hora de construir era fundamental dañar lo menos posible la naturaleza, por lo que se descartaron los métodos de edificación que supusieran excavaciones y movimiento de tierras. Así pues, fue la arquitectura la que se adaptó al entorno, fragmentándose el programa inicial en nueve pequeños volúmenes de madera que encajan a la perfección en una topografía tan irregular. La ladera acoge cuatro cabañas para el descanso, un estudio, un espacio para cocinar y una sauna junto al embarcadero.

Como elemento de referencia, en lo alto de la loma se levantó un homenaje a los almacenes tradicionales del pueblo sami, los njalla, elevados sobre postes para mantener la comida fuera del alcance de los animales. En este caso, el árbol se sustituyó por una columna de acero, que soporta el peso de la cabaña acristalada. Su interior proporciona unas vistas panorámicas únicas de Fleinvær.

Es importante destacar que este sistema de módulos elevados se utilizó también en el resto de refugios. Los soportes inclinados se fueron adaptando de esta manera a la configuración sinuosa de la pendiente, minimizando la intervención humana sobre el terreno.

Las dificultades de acceso a la isla condicionaron así mismo la construcción en madera de casi todo el programa, al ser un material sostenible fácil de transportar y de manejar. Por la misma razón, se utilizaron materiales reciclados para el revestimiento de las fachadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − seis =