El arte milenario de los bonsáis imita la labor de la naturaleza, pero a escala reducida. Resulta sorprendente cómo se puede llegar a crear árboles en miniatura a base de pequeños cortes en las raíces y de una poda precisa de sus ramas.

Los bonsáis más valiosos reproducen con detalle las proporciones del árbol original y suelen venir acompañados de piedras y musgo para completar la ambientación, pudiendo llegar a alcanzar precios muy altos.

Sin embargo, es raro ver este tipo de ejemplares fuera de Japón. Por un lado, existe una normativa muy restrictiva en cuanto a su exportación. Por otra parte, estas plantas requieren un cuidado muy especial en cuanto a riego, exposición solar, abonos y podas, algo que solo está al alcance de los expertos en la materia o de ciertos aficionados con bastante experiencia.

Aún así, son muchos los occidentales que desearían hacer brillar algún rincón de su hogar con un ejemplar. Para todos ellos, la firma nipona de diseño Nendo ha creado el «Grid-bonsai», un objeto impreso en 3D en el que tallar con esmero nuestro propio arbolito.

Hay siete tipos de objetos de partida, inspirados por las especies más utilizadas en este arte, desde las más airosas a las más robustas. Provistos de varias tramas rectangulares, cualquier jardinero en potencia puede demostrar su buen tino estético recortando las sucesivas rejillas con pulso firme e imaginación. A tal efecto, habrá que proveerse primero de unas tijeras profesionales para podar bonsáis (nobleza obliga). Solo hay que limar aristas con decisión y redondear cada ramita entre sorbo y sorbo de té matcha.

Elaborados con resina de poliamida blanca, el resultado final puede reproducir la elegancia y el porte de sus homólogos vegetales, aunque al no tratarse de organismos vivos toleran bastante bien las heridas alocadas de los principiantes.

De esta manera, los aprendices mañosos podrán exhibir su obra con orgullo, mientras que los menos dotados para la silvicultura a escala se limitarán a disfrutar en privado de su particular Jackson Pollock de «porcelana». De todas formas, en ambos casos no tendrán que preocuparse de los riegos a destiempo ni de las plagas…

Imágenes gentileza Nendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 5 =