A veces, lo más simple es lo que acaba llamando más la atención, como demuestra la firma china GEOM Design. Y es que, ¿cómo es posible destacar en un entorno plagado de rascacielos como Zhujiang, el nuevo centro de negocios de la inmensa Guangzhou? Pues su «JPG coffee & LAB burger» lo ha conseguido a base de humildes ladrillos.

Su imponente fachada roja, elaborada casi por completo con dicho material, rompe con el canon arquitectónico de sus vecinos de cristal y acero. El uso masivo del ladrillo apilado sin mortero a la vista imprime a la cafetería una sensación de inestabilidad muy atrayente. Así mismo, la inusual orientación a tizón de cada una de las unidades aporta un elemento decorativo extra.

El diseño a pie de calle optimiza la efectividad del negocio: la preparación rápida de café y comida para llevar. La pared se retranquea en diagonal haciendo emerger dos mostradores idénticos de aluminio acabado en negro. Esta insólita aparición imprime carácter a un establecimiento de tan solo 38 m2 sin espacio interior para clientes y carente de letreros. Por contraste con los escaparates de los alrededores, rebosantes de luz y color, la sobriedad de la cafetería atrae discretamente al público.

Además, la elegancia de unos mostradores minimalistas –junto a las paredes negras y la luz suave del interior– se enfrenta a la rotundidad visual del ladrillo en bruto. Así todo gira en torno a las evoluciones del personal encargado de preparar la bebida y las hamburguesas. La velocidad de sus movimientos encaja a la perfección en un contexto urbano tan ajetreado como este.

Cabe destacar que la elección del ladrillo perforado como componente básico del proyecto no solo responde a su aspecto tradicional o a su color, sino que también tiene una lectura ecológica. Elaborados a partir de arcilla y otras materias primas naturales cocidas en horno, están diseñados para favorecer su reciclado.

Dada la constante renovación del mercado minorista en este nuevo barrio de Guangzhou, una vez que hayan cumplido con su vida útil se pueden triturar para volver a ser usados como material de construcción. Es una forma de promover algo de sostenibilidad frente a las torres monumentales que se van adueñando del paisaje de Zhujiang.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 7 =