Una de las últimas intervenciones del estudio norteamericano FreelandBuck está causando sensación en el Museo de los niños de Pittsburgh (Pensilvania). Se trata de «Over View», la ilusión óptica permanente creada para el MuseumLab, un espacio donde se potencia su creatividad mediante experiencias prácticas de arte, tecnología y manualidades.

Los talleres se desarrollan en la ampliación del museo hacia la antigua biblioteca pública Carnegie de Allegheny, ubicada en el norte de la ciudad. Este edificio histórico, casi en ruinas, se rescató para dar a conocer a todo el mundo sus columnas, sus arcos y los suelos originales de mosaico, que datan de 1890.

En concreto, Over View ocupa la parte superior del vestíbulo central de la vieja biblioteca y recrea el enorme vitral que le servía de cubierta antes de que fuese retirado durante una restauración previa en los años 70.

La nueva instalación –de 10,4 x 11,6 metros– es en realidad un dibujo tridimensional del enrevesado diseño de la vidriera. Para la recreación se emplearon tejidos estampados cortados a medida y suspendidos de un gran marco de aluminio. Como señala Brennan Buck, uno de los fundadores de FreelandBuck, «la complejidad del techo original permitió crear una densa nube de líneas por encima de nuestras cabezas, evocando claramente el estilo ornamental del viejo edificio».

La puesta en escena consigue prolongar los arcos y las columnas hacia el cielo para conseguir una falsa perspectiva. Si miramos hacia arriba desde el centro del vestíbulo, esta suspensión textil elaborada en tres niveles crea un engañoso efecto de profundidad. Ahora bien, desde otros puntos de la sala, Over View se transforma en un aluvión de trazos que amenazan con desplomarse, ya que esas mismas líneas se proyectan ahora hacia el suelo.

Este trampantojo contemporáneo, heredero de la pintura renacentista, ofrece así un vistoso rompecabezas visual a niños y mayores. Supone una lección práctica de perspectiva, de cómo uno puede controlar y manipular una cierta apariencia dependiendo del punto de vista del espectador.

Esta es la segunda incursión de FreelandBuck en el mundo de las ilusiones ópticas. Su instalación de 2017 «Parallax Gap» ya exploraba las posibilidades de los puzles arquitectónicos en uno de los salones de la Renwick Gallery, dentro del Museo Smithsonian de Washington.

Imágenes Megan McGinley, Children’s Museum of Pittsburgh,  Freelandbuck.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − 1 =