5La Casa Shishi-iwa es un pequeño complejo hotelero japonés inaugurado en 2019 en la zona montañosa de Karuizawa. Situada al noroeste de Tokio, este destino turístico es popular durante todo el año, ya que un tren bala la conecta con la capital en menos de una hora. En invierno muchas personas se acercan a esta región para esquiar o bañarse en aguas termales, mientras que en verano los senderistas recorren sus bosques huyendo del calor.

El resort, diseñado por el famoso arquitecto Shigeru Ban, consta de 10 habitaciones distribuidas en dos plantas y potencia la interacción del ser humano con la naturaleza. Uno de los objetivos del proyecto era precisamente cuidar al máximo un entorno frondoso con cerca de 250 árboles (cerezos, arces japoneses y especies de hoja perenne).

El equipo del Premio Pritzker optó por un flujo continuo de espacios a partir de un área social común. Así, las habitaciones aparecen distribuidas en tres villas de dos plantas con terraza junto a dependencias compartidas, como la biblioteca o la amplia sala de estar con chimenea que da acceso al jardín privado. A la hora de planificar ese ambiente acogedor se tuvo en cuenta cada detalle, desde la propia cubierta envolvente hasta el mobiliario o los sutiles detalles interiores.

Los huéspedes son recibidos en un área a doble altura con abundantes puertas de vidrio enmarcadas en madera. Estos generosos ventanales, que se replican a menor escala en el piso superior, potencian las vistas panorámicas e invitan a salir a dar un paseo. A su vez, la gran sala central actúa como eje socializador de la casa y dispone de una cocina adyacente para preparar cenas y veladas en grupo.

En cuanto a la estructura del edificio, se usaron diversos elementos modulares, como paneles prefabricados de madera contrachapada y marcos desmontados en secciones, fácilmente transportables y, por tanto, con un mínimo impacto a la hora de llegar con ellos a través del bosque.

El armazón a dos aguas se transmite al interior por medio de un entramado de madera para crear un espacio cálido que, sin embargo, mira hacia el paisaje. Una imagen boscosa que sigue las ondulaciones de la montaña, algo que reproduce el techo metálico inclinado y repleto de curvas de Shishi-iwa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 1 =