Quien aprecie la fugacidad del arte efímero y el valor de un chispazo creativo disfrutará sin duda con «The Blossom Project». Nacido de la colaboración entre los fotógrafos Isabelle Chapuis y Alexis Pichot, supone una celebración de la naturaleza y su potencial artístico.

El dúo francés lleva años captando paisajes enigmáticos por todo el mundo en los que nubes de color actúan como un potente material creativo. Su humo cromático ya ha cubierto cantidad de rincones hermosos de nuestro planeta, desde la caprichosa topografía de Capadocia hasta los páramos helados de Noruega, pasando por el exotismo de Marruecos o Guatemala.

Este proyecto comenzó casi por casualidad a principios de 2012 con una imagen de humo rosa recorriendo las calles de París. Tras ganar con ella el segundo premio del concurso fotográfico París, te amo, la pareja decidió explorar todas las posibilidades de esta técnica.

Además de subrayar la riqueza visual de la Tierra, también están interesados en resaltar la intervención humana en los diversos territorios. Aunque su figura no aparece nunca en las instantáneas, la huella del hombre queda retratada en multitud de parajes abandonados: canteras, naves industriales, minas y hasta cementerios.

Cuando detonan sus bombas de humo, tienen tan solo un minuto –quizá dos, según el viento– para fotografiar la estela fluida antes de que desaparezca. Armados con sus Nikon D810, saltan, se agachan y corren para inmortalizar cada instante perecedero. La familiaridad de Pichot con la arquitectura y los encuadres monumentales se alía con la habilidad de Chapuis para atrapar texturas llenas de matices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =