Que el mundo está sumido en un cambio constante y vertiginoso no es ningún secreto. Lo que hasta ayer parecía una realidad inmutable, hoy puede evolucionar por caminos insospechados. Y todos formamos parte de esa transformación en mayor o menor medida.

En plena era digital nada permanece, como bien saben las empresas dedicadas al marketing y la publicidad. Las fórmulas de éxito se quedan obsoletas cada vez a mayor velocidad, por lo que el inmovilismo suele ser un mal consejero.

Guiada por esta convicción, la agencia creativa Zoom decidió relanzar su posicionamiento a través de una nueva imagen. La firma barcelonesa empezó por su propio nombre, rebautizándose como Fuego Camina Conmigo, un título bien potente inspirado en la precuela de Twin Peaks, la serie de culto de David Lynch.

Inconformistas por naturaleza, («nuestra zona de confort es vivir sin zona de confort»), el siguiente paso les condujo a Austin (Texas). Allí le pidieron al artista digital Bruno Canales –fundador de Crea Studio– que ilustrara esa identidad particular alrededor del cambio. Así nació Fuego, una metáfora visual de la volatilidad.

Canales recurre a una mezcla de texturas, colores y formas para reflejar de manera abstracta el mundo en el que nos ha tocado vivir. Superficies lisas, rugosas o mixtas construyen volúmenes con aparente vida propia, que cambian de aspecto sin un patrón determinado. Cada una tiene su porqué, a pesar de que no sepamos cómo puede evolucionar.

Todo es caótico e impredecible. Se plasma un universo en el que intervienen distintos actores y muchas fuerzas, unas veces enfrentadas y otras cooperativas. Pero lo realmente interesante comienza cuando interaccionan juntas las diversas entidades. Ese todo más grande se vuelve así mismo más confuso y anárquico que la simple suma de las partes. Un movimiento perpetuo engulle y produce materiales sin cesar, al igual que ocurre con los formatos publicitarios.

El nivel de detalle que logra Canales permite «saborear» cada microtextura, desde las incrustaciones poliédricas hasta cualquiera de sus imitaciones de tejido. Son una invitación a entrar en lo desconocido, a aventurarnos en ese fuego imaginativo que lejos de destruir aporta luz e ideas rompedoras a sus clientes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − cuatro =