La Casa Módico se encuentra junto a la playa de São Miguel do Gostoso, en el noreste de Brasil. A solo una hora de Natal, esta costa con viento abundante se ha convertido en un paraíso para los amantes del kitesurf. Y son precisamente sus continuas rachas de aire las que moldearon este proyecto del estudio Atelier Branco.

La vivienda, solitaria y diminuta frente a la inmensidad de la playa, eleva su blancura con una solución minimalista. Inspirados en la arquitectura local, dos volúmenes paralelos con tejado a dos aguas albergan todas las habitaciones. Es fácil identificar un eje común que corta el océano y conecta las distintas áreas, al tiempo que crea una secuencia simétrica.

Un segundo eje, paralelo a la línea de costa, canaliza y filtra la ventilación natural. Aquí encontramos el patio interior, un espacio entre los bloques que cuenta con una mesa de madera de siete metros de largo. Diseñado para ofrecer sombra al aire libre, es un área social para disfrutar y compartir.

En cuanto a cada volumen, el más cercano al Atlántico lo preside un gran sofá desde donde admirar el océano. Los laterales se reservan para dos dormitorios simétricos con baño. Y si se desea disfrutar cómodamente del sol, la puerta acristalada de 3×3 metros da paso a 80 m2 de escenario en madera sobre la arena.

El segundo bloque –de superficie algo menor– replica la distribución del primero, con otros dos dormitorios en suite a los lados. Sin embargo, aquí el protagonismo es para la cocina, que es la habitación que recibe a los invitados.

La sostenibilidad y la apuesta por recursos simples también forman parte de la Casa Módico. De hecho, se ideó una composición angular de ladrillos en la parte superior de los tabiques para facilitar la ventilación. Así mismo, las lamas de madera de las persianas tamizan la luz en los dormitorios y procuran una atmósfera agradable.

La sencillez de líneas y colores de esta vivienda en la playa rinde homenaje a las antiguas casas de pescadores. Un minimalismo bien entendido que se nutre de la experiencia para quedarse con lo esencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =