Cuando la arquitectura juega al servicio de la naturaleza, desplegando volúmenes para que materiales, formas y vegetación fluyan como un todo estético en armonía, se obtienen perlas como la Casa CBC. Ubicada en el barrio residencial de Lomas de Chapultepec, al oeste de Ciudad de México, el Estudio MMX se inspiró para este proyecto en el bosque del que toma su nombre, un auténtico oasis verde en plena metrópoli.

Sus clientes no deseaban una vivienda unifamiliar al uso rodeada de jardines, sino un jardín continuo de 1.000 metros cuadrados que integrara una vivienda. Por tanto, en el diseño abundan los espacios abiertos, que se van entrelazando para conformar las áreas más íntimas a través de distintas alturas, escalas y claroscuros.

Se obtiene así un vergel interconectado en tres dimensiones con ayuda de múltiples terrazas y patios abiertos. Mediante unas plataformas a diferentes niveles que recorren toda la casa, el equipo pudo crear amplias zonas para jardines suspendidos e ir delimitando a su vez los espacios interiores.

La mezcla de jardines colgantes y a ras de suelo aumenta la sensación de libertad, difuminando las barreras entre dentro y fuera. Además, el acabado terroso del hormigón visto, junto con el pautado visible de los listones del encofrado, potencian el aire natural de la construcción, despojando al material de su típica crudeza. Una sencilla geometría lineal define de este modo las estancias sin afán de protagonismo.

El exterior rebosante de plantas y árboles se introduce en cada una de las habitaciones de la Casa CBC gracias a unos acristalamientos generosos a diversas alturas. Por su parte, los arbustos más frondosos ocupan las terrazas del segundo piso y el perímetro de la propiedad, dejando espacio para una amplia sala de estar al aire libre.

Los ventanales enmarcan unas vistas exuberantes del entorno y ofrecen una excelente iluminación natural. Destacan las panorámicas desde los dormitorios al parque Chapultepec y a zonas más lejanas de la capital.

No cabe duda de que el equipo de Estudio MMX ha conseguido establecer una relación fluida con el exterior, cumpliendo el deseo de sus clientes: un inmenso jardín habitable donde el paisaje sorprende en cada rincón de la vivienda.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + ocho =