La Casa UM, enclavada en Estiramantens, junto a la ciudad portuguesa de Tavira, ofrece un balcón privilegiado hacia el Atlántico. El estudio lisboeta Atelier Rua se encargó de convertir una antigua casa de labranza en este oasis de paz rodeado de almendros, olivos y naranjos.

Partiendo de la arquitectura típica del Algarve, donde destacan las líneas sencillas y un blanco inmaculado, el programa se dividió en dos niveles. Las áreas comunes ocupan la parte superior, ya que la granja original se ha transformado en una moderna cocina con un amplio salón independiente. Este da acceso al comedor –muy luminoso, a pesar de ser el lugar de los antiguos establos– y a un patio que conserva el horno de pan de la finca; un espacio al aire libre ideal para desayunar con los primeros rayos del sol. Aunque quizá lo más espectacular sea la gran terraza central con piscina, donde se puede disfrutar del paisaje y del rumor del océano.

Las escaleras del comedor conducen a la planta inferior, habilitada como zona de descanso. Cuatro dormitorios en suite con patio privado y hamaca brindan a los huéspedes un inmejorable refugio a la hora de la siesta. Los ladrillos dispuestos a modo de celosía facilitan sin duda la tarea.

La luz del Algarve inunda toda la vivienda gracias a los amplios ventanales distribuidos con generosidad. A su vez, dos tragaluces centrales aportan un extra de iluminación a los pasillos de la zona privada.

Echando un vistazo al horizonte de retamas y lentiscos, podemos imaginar fácilmente la vida diaria en esta antigua granja del siglo XIX, cuando más de 300 ovejas pastaban por las colinas que rodean la propiedad.

Sin embargo, de puertas para adentro la realidad es bien distinta, aunque se hayan rescatado elementos de su vida anterior. La pequeña hacienda se orienta ahora al turismo, por lo que el volumen añadido ocupa un nivel inferior. Por un lado se pone en valor la herencia recibida en el tramo original –como el salón, que mantiene su tejado tradicional a dos aguas–, mientras que por otro se evita bloquear sus panorámicas de la costa y la naturaleza.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *