La migración progresiva del campo a las ciudades es ya una realidad en países tradicionalmente agrícolas como Vietnam. Aunque el 70 % de su población vive todavía en zonas rurales, en los últimos veinte años, el éxodo de familias enteras ha supuesto un gran reto urbanístico, agravado por un aumento de la población del país en más de 15 millones de personas.

La creciente urbanización ha provocado la pérdida de grandes extensiones de tierra agrícola y un aumento de los niveles de contaminación. Para paliar esa ruptura con el hábitat tradicional del país, el estudio local H&P Architects propone un modelo sostenible denominado AgriNesture (por unión de las palabras inglesas agricultura y nido).

Se trata de tomar como unidad de construcción un cubo coronado por una cubierta verde donde poder cultivar. La vivienda unifamiliar se organiza así como una casa de 2 plantas diáfanas de 75 m2 con estructura de hormigón armado revestida de ladrillo rojo, unos materiales sencillos que se dejan a la vista en todos los interiores.

La reconexión con la naturaleza no solo se limita a la azotea, sino que se prolonga dentro de la casa en forma de jardineras, macetas colgantes e incluso un árbol. Los tragaluces y las grandes ventanas iluminan cada rincón, diluyendo las fronteras con el exterior.

Estas viviendas tan sencillas pueden agruparse como bloques en diversas disposiciones espaciales con el fin de crear sus propios patios de convivencia entre vecinos. Además, dada su versatilidad, alguno de los cubos puede adoptar usos no residenciales de utilidad para la comunidad (espacios comunes, actividades educativas, médicas, etc.).

En cuanto a los materiales, cada vivienda puede adoptar los más abundantes o adecuados para su entorno, pero todas se benefician de la amplia superficie agrícola del tejado. Así mismo, la idea es que los usuarios participen activamente en la construcción y que dividan el espacio disponible según sus propias necesidades, proporcionándole incluso otros acabados.

Esta experiencia piloto se ha trasladado ya a otras áreas de Vietnam, como la ciudad de Hai Duong, en el norte del país. Es una forma más de restablecer el equilibrio ecológico perdido y de incentivar sistemas más interactivos en cuanto a relaciones personales que un gran bloque residencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *