El estudio chino ZAO/standardarchitecture destaca por sus ideas innovadoras desde el respeto a los entornos históricos sobre los que trabaja. Es habitual encontrar en su estilo de diseño una relectura de propuestas tradicionales que aporta un impacto visual a veces provocador, pero anclado siempre en los referentes culturales del país.

Su proyecto Micro Hutong es una buena muestra de esa vocación transformadora a partir de las raíces. Con el objetivo de renovar los espacios degradados del centro de Pekín, el equipo de Zhang Ke realizó una propuesta radical: construir casas de 35 m2 muy luminosas dentro de un paisaje urbano agobiante.

Tomando como base el concepto ancestral de «hutong» –un callejón plagado de casas que comparten un patio interior–, se aspira a crear viviendas sociales sacando el máximo partido a unas áreas superreducidas. Para empezar, se recupera el patio como activador de todo el edificio, distribuido este último en bloques habitables dinámicos con grandes paredes de cristal. Así se mejoran los flujos de aire y de luz, a la vez que se crea una relación directa entre las habitaciones y la parte frontal de la construcción.

Esa entrada al Micro Hutong actúa como «sala de estar» común de los habitantes de la casa, zona de transición de las áreas privadas hacia la calle o incluso espacio semipúblico para compartir con los vecinos (rescatando así su espíritu comunitario original).

Para moldear el cuerpo principal se empleó hormigón mezclado con tinta china, una opción que da continuidad a la escala de grises de tejados y suelos. La masa compacta resultante se ve aligerada por la disposición en voladizo de las cinco habitaciones, con sus respectivos muros transparentes, y la inclusión de dos árboles.

Dado que los inviernos en Pekín son bastante fríos, el edificio principal dispone de un sistema de aire acondicionado central con suelo radiante que contrarresta la pérdida de calor a través de los espectaculares acristalamientos de la fachada. En verano, los tres tragaluces del tejado se pueden abrir para incrementar la ventilación natural.

Con este proyecto, ZAO/standardarchitecture demuestra que las soluciones contemporáneas no tienen por qué desplazar a los modelos tradicionales. Solo hay que buscar un equilibrio atractivo donde la innovación supla con ingenio las carencias de los paisajes urbanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *