En una explanada de césped en los jardines adyacentes al Castillo de Rosenborg en Conpenhague, los arquitectos daneses Christiansen & Andersen han levantado un interesante pabellón anular íntegramente construido en madera. Desde fuera, el edificio parece asemejarse a una versión moderna del thólos griego, destinado en esta ocasión a fines lúdicos.