En el cantón suizo del Valais, se denomina «mayen» a la pradera de media montaña que sirve de alimento al ganado en primavera y otoño. Por extensión, el término pasó a designar también los pequeños refugios de piedra donde se resguardaban los pastores y sus rebaños durante esos periodos de trashumancia.