Una regla de oro para todo estudiante de la historia de la arquitectura es que los arquitectos nunca mandan sobre lo que la posteridad vaya a hacer de sus edificios. Así lo evidencia la antigua iglesia de Callús, en la provincia de Barcelona.