El auge de la «fast fashion» o moda desechable –con sus grandes producciones en serie a muy bajo coste– ha democratizado la alta costura, pero a costa de crear prendas casi de usar y tirar. Se estima que cada cinco minutos una tonelada de productos textiles acaba en los vertederos y que se recicla algo …