Philip Beesley es un arquitecto y artista plástico canadiense difícil de clasificar. Sus obras entrelazan tecnologías e influencias muy diversas, pero siempre buscando un impacto visual en el espectador, a la vez que le suscitan preguntas sobre las posibilidades de evolución de una sociedad cada día más tecnificada.