La aparición de óxido ha supuesto siempre un problema: estropea motores, afea esculturas, arruina edificios y puede dañar un montón de productos metálicos expuestos a la intemperie, como puentes, verjas o bicicletas. Por ello, los métodos de producción industrial se esfuerzan en prevenir su aparición a fin de evitar que los artículos fabricados pasen a …