Armando Ruinelli  firma la rehabilitación de una granja abandonada siguiendo la tradición suiza. Consta de tres plantas: en la planta baja se encuentran los dormitorios con vistas al patio y los baños.