El estudio de arquitectos SHED (Seattle, EE.UU) son los responsables de este proyecto de cobertizo para la parte trasera de un jardín, con puertas correderas  que se abren hacia los lados, permitiendo que se multiplique el espacio al doble, dando lugar a un refugio para jardinero delicioso y almacén de bicicletas.