Los arquitectos Concheiro de Montard estudiaron el espacio existente hasta visualizar la vivienda, decidiendo aprovechar al máximo las posibilidades de iluminación de la «Casa Reais», usando las dos fuentes naturales existentes. Por un lado la galería, con vistas al casco antiguo, recoge luz del sol iluminando todo el interior.