Concebida como un trazo, esta casa del arquitecto David Jameson permite una nueva lectura de la relación entre el edificio y la naturaleza. La luz y el espacio se modulan a través de una malla de vidrios y planos que conforman una especie de tetris de espacios llenos y vanos.